Por meses

Share on Facebook
[`tweetmeme` not found]
[`yahoo` not found]
[`google_buzz` not found]

Acción Cultural del Movimiento Libertario durante la Revolución

Cristina Escrivà Moscardó – Investigadora , Gestora Cultural

Rafael Maestre Marín – Documentalista

“A quien no esté en condiciones de provocar horror hay que rogarle que deje en paz las cuestiones pedagógicas.

Indudablemente, hasta ahora, por lo general ha ocurrido lo contrario: quienes se horrorizaban como tú, querido amigo, escapaban atemorizados, y quienes permanecían impávidos, tranquilos, metían del modo más grosero sus rudas manos en la más delicada de todas las técnicas que pueden corresponder a un arte, es decir, en la técnica de la cultura. Pero eso ya no podrá durar mucho tiempo: tendrá que llegar por fin el hombre honrado que tenga esas ideas buenas y nuevas, y que para realizarlas se atreva a romper con la situación actual”

“Lanzamos la semilla al surco y ubérrima de vida ha abierto la tierra y advenido una planta hermosa y lozana, prometedora de óptimos frutos.”

Andrés Capdevila, 1932.

Una de las figuras más sobresalientes fue el pedagogo cenetista catalán Joan Puig Elías (Sallent, Barcelona 1898- Porto Alegre, Brasil 1972), que ocupó el cargo de subsecretario, cuando el anarcosindicalista Segundo Blanco González (Gijón 1899-México 1957), fue nombrado ministro de Instrucción Pública y Sanidad, el 5 de abril de 1938.

Tradición educativa

El ideario de la Escuela Nueva Unificada en Cataluña, creada pocos días después de la Revolución, por Decreto de la Generalitat de 27 de julio de 1936, con perfecta y formal estructura organizativa, se resume a través del discurso de Puig Elías realizado en el otoño de 1936, cuando presidía su Consejo y dirigía la Escuela Natura:1

La semillas que sembramos y las que habían sembrado antes de nosotros nuestros pensadores, nuestros maestros (maestros que hemos amado más que los creyentes aman a sus ídolos), nos han dado esta divina floración de eterna aurora. Y si la revolución francesa del 89 es conocida por la Gran Revolución y lo es por haber proclamado los derechos del hombre, será esta, la nuestra, la Revolución Suprema, porque ella proclama los derechos del niño, estableciendo la unidad de la vida, y hará que nunca más haya almas de esclavo ni almas de tirano. […] Y no habrá en nuestra tierra un solo niño en desigualdad de condiciones.

El CENU dio paso a un nuevo concepto de educación para todos. Desde la escuela pretendía salvar el caduco mundo anterior, creando un nuevo mundo para los trabajadores.

Cuando el 18 de julio de 1936 estalla la subversión militarista- clerical-oligárquica, el pueblo triunfador en la calle realiza su primera aspiración instaurando la nueva escuela, que viene pugnando por implantarse desde hace muchos años y que tiene su progenitor en Ferrer Guardia y su continuador en Puig Elías, más completo que aquel en su concepción pedagógica.2

La educación y la revolución, son ramas del mismo tronco, como escribió Luigi Fabbri en La Revista Blanca, en 1927: La revolución, sin la cual es inconcebible el paso de la sociedad autoritaria a la libertaria, es considerada, desde el punto de vista libertario, como la condición necesaria a la necesaria educación, como medio pedagógico de libertad, como una vasta escuela de acción y de vida libertaria.

Revolución, educación y acción son los principios básicos de los proyectos pedagógicos libertarios durante la guerra.

Otro de los discursos de Puig Elías, en este caso en la inauguración de la “Plaça de Ferrer i Guardia” de Barcelona, el 17 de enero de 1937, nos dice:

En representación de la ciudad de Barcelona, de ésta Barcelona cuna de ideas amplias y generosas, bandera abierta de emancipación; y al propio tiempo en nombre de su hija más gloriosa la CNT que ha extendido a todas las tierras en ondas de luz y de combate la idea madre de cultura y libertad, venimos a deciros que el Consejo Municipal ha acordado público homenaje al fundador de la Escuela Moderna, dando a esta plaza el nombre querido de Francisco Ferrer […] un gran animador que habiendo conspirado sin descanso contra la monarquía conoció las claudicaciones y los vicios, las miserias y las traiciones de tantos hombres, llegó a la conclusión de que solamente cultivando el corazón y la mente de los niños era posible transformar el mundo. […] La vida y la muerte de Ferrer han influido extraordinariamente en las modernas corrientes pedagógicas. […] Su muerte fue digna de su vida, más grande que los dioses que a la hora de morir tiemblan y lloran y piden al Padre que les aparte la copa de amargura, murió con la sonrisa en los labios y valientes fueron sus últimas palabras, un grito de: ¡Viva la Escuela Moderna! […] ¡El Maestro, el hereje, el anarquista, había muerto! Aquella noche durmió tranquilo el jesuitismo y durmieron satisfechas las almas reptiles que odian a las águilas y no perdonan nunca a las almas que tuvieron alas. Ferrer había muerto… ¡qué ilusos! […] No mueren jamás las ideas justas ni tampoco el recuerdo en los hombres que han sido grandes porque han servido al ideal de sus celos con valor, pasión y abnegación infinitos.

La Vanguardia, diario al servicio de la democracia, el martes 19 de enero de 1937, titulaba: “Se da nombre de Ferrer y Guardia a la antigua Plaza de[l obispo] Urquinaona”. El texto describe el ambiente de satisfacción por el logro del CENU, como ideal de vida, heredera de la Escuela Moderna:

El domingo, a las diez y media de la mañana, […] junto a la casa que hace chaflán con la Ronda de San Pedro, se improvisó una pequeña tribuna que ocupó la Comisión organizadora del acto, presidida por el presidente de la Asamblea municipal y de la Escuela Nueva Unificada de Cataluña, Puig Elías, quien ostentaba además la representación del alcalde de Barcelona; los consejeros municipales Cabruja y Oliva, y Magriñá por la Federación Local de Sindicatos Únicos. En la tribuna ondeaban varias banderas rojinegras del batallón Miguel Bakunin. Asimismo asistieron al acto numerosas representaciones de entidades culturales, políticas y sindicales antifascistas. […] Ante el público congregado en el lugar fue descubierta la placa que lleva esculpido en bronce el busto del homenajeado, con la siguiente inscripción: «Plaça de F. Ferrer i Guardia, Fundador de L’Escola Moderna. Afusellat el 13-10-1909 per la causa de la Llibertat». En primer lugar hablaron Cabruja y Magriña, quienes glosaron la historia de su vida desde los tiempos en que comenzó a predicar su doctrina de paz y de libertad […] hasta su vil fusilamiento en los fosos del Castillo de Montjuich […] Después hizo uso de la palabra Puig Elías, […] que puso de manifiesto la labor que, continuando su obra, viene realizando la Escuela Nueva Unificada de Cataluña, diciendo que ha abierto más de cien grupos escolares y ha albergado a unos sesenta mil niños. Terminó diciendo que con ello el CENU se hacía digno del gran maestro.

La educación, preocupación generalizada

Mientras tanto, en Madrid, el Consejo Local de Cultura de la CNT (1937-1939) planteaba diversos proyectos en paralelo. La creación del Instituto Ferrer, la implantación del Bachillerato Confederal, la Escuela Politécnica con su Escuela Aeronáutica, Automovilística y Veterinaria, que contaba con el apoyo del Sindicato Único de Técnicos de la CNT-AIT, y las Escuelas Racionalistas de la Federación de Ateneos Libertarios, entre otras realidades, nacidas dentro del Movimiento Libertario (ML) para educar desde el inicio de la vida, hasta la formación de aquellos compañeros que por haber dado los primeros pasos de su historia laboral de niños, no habían accedido a una educación completa en su formación como persona libre. Pero ¿qué función tenía el Consejo Local de Cultura? Nada mejor para saberlo que emplear las palabras de uno de sus miembros, el camarada José Gutiérrez, leídas y escuchadas a través de las ondas de Unión Radio de Madrid, el 4 de septiembre de 1937, en una de las emisiones de la Federación Local de Ateneos Libertarios, del cual era Secretario General. En el transcurso de la disertación sobre el tema Los trabajadores disponen de un nuevo centro de cultura dijo:

Esta noche pretendo que mis palabras sean un nuevo estímulo para todos aquellos que me escucháis, amantes de la cultura y del progreso de la enseñanza. El deber que nos hemos impuesto los Ateneos Libertarios, empieza a proporcionarnos satisfacción, […] el pasado miércoles acudimos a la apertura del nuevo Ateneo de Las Colonias. El edificio destinado a este fin ha sido construido por nuestro Sindicato de la Construcción, y al decir nuestro, lo digo emocionado porque su historia antes del movimiento, ya era acreedora de todo nuestro afecto pero, desde el 19 de julio, merece páginas aparte ya que en ellas sólo podremos leer nombres de abnegados trabajadores que perdieron sus vidas con la sola ilusión de conseguir para la clase trabajadora que sus hijos tuvieran el derecho a ser educados y cuidados como la infancia se merece; que al terminar este periodo de enseñanza primaria, y si para ello reunían condiciones, ingresaran en Institutos y más tarde en Universidades de donde saldrían capacitados para desempeñar en la vida el cometido que antes estaba reservado a un número de clase más elevada.

Por esto, y por conseguir que las criaturas pudieran criarse con la alimentación necesaria y por terminar con esa tan elocuente estampa que encontrábamos a cada paso de ver morir a los seres más queridos por falta de atención sanitaria, medicamentos y otras, que sólo estaban reservadas para potentados. […] Con ser esto lo más importante, ha predominado una mayor preocupación en lo que a profesorado y métodos de enseñanza se refiere. Los primeros han sido seleccionados previo examen de competencia, por el Consejo Local de Cultura. […] Con respecto a textos y material, podemos asegurar cubre las mayores exigencias y por último, como lema primordial para maestros y mayores, que los niños nada necesitan saber de la guerra ni de política. […] para brindar un mayor beneficio a la Humanidad.

No puedo olvidar en esta intervención la labor que viene desarrollando el Instituto Ferrer, órgano creado por el Consejo Local de Cultura y en el cual se vienen desarrollando los cursillos preparatorios para el ingreso en el Instituto Obrero, como asimismo las clases especiales de idiomas, donde en su escaso tiempo de vida, ha logrado cubrir las plazas anunciadas, con una rapidez inaudita y hoy cuenta con un número de aspirantes que, en plazo muy breve, recibirán las clases solicitadas, ya que para este fin trabajan constantemente los compañeros que se han impuesto esta misión por el fomento de la Enseñanza.

Metodología y finalidad

Pero, ¿qué era el Instituto Ferrer de Madrid? De su reglamento destacamos las características que lo definen en su Capítulo Primero:

Art. 1. El Consejo Local de Cultura, domiciliado en Madrid, mantiene en esta ciudad, con el nombre de Instituto Ferrer, un centro de enseñanza que recoja la labor docente de la CNT, con independencia de los planes estatales, en cuanto estos subsistan y que atienda a la satisfacción de las necesidades culturales del momento.

Art. 2. El Instituto Ferrer atenderá, pues, no solamente las necesidades culturales de la instrucción actual y de la cultura popular, sino también procurarán los elementos necesarios de experimentación de estudios que permitan elaborar los planes de enseñanza confederal necesarios para este mismo fin en el momento y en un futuro inmediato, sobre las bases racionalistas que forman el contenido cultural de las ideas confederales.

El Capítulo Segundo, habla de las enseñanzas regladas.

Art. 1. Debiendo ser la cultura patrimonio de todos sin limitación de condiciones ni de medios materiales, el Instituto Ferrer tendrá previstas en sus cuadros de enseñanzas las materias y profesorado suficientes para satisfacer esta necesidad en sus distintos grados.

Art. 2. El Instituto Ferrer, atendiendo a la doble misión que le ha sido encomendada, tendrá enseñanzas de distinto carácter, agrupadas formando las dos grandes ramas siguientes: a) Enseñanzas de tipo confederal, permanentes.

b) Enseñanzas orientadas para preparaciones especiales, accidentales.

Art. 3. Las llamadas enseñanzas de tipo confederal formarán las bases de las que con carácter permanente se den en el Instituto y tendrán la articulación indicada en los siguientes grupos: a) Cultura elemental.

b) Cultura media.

c) Cultura superior.

El texto del reglamento está distribuido en siete capítulos y contiene 50 artículos. Un proyecto ambicioso que constituyó un planteamiento de futuro para el ML, desde la educación elemental, hasta la más técnica y especializada.

El 21 de enero de 1937, en el diario CNT, un anónimo alumno firma el texto De la España que nace, La Escuela de Aeronáutica del Proletariado, reflejando su alegría por el hecho de sentirse parte de esa España que renacía a través de la educación:

De la misma manera que el orfebre; con la misma paciencia con que éste pulimenta diamantes en bruto, trabajándolos con habilidad hasta convertirlos en finas piedras que darán realce a la alhaja, en que al final serán engastados, así, con esta similitud, pero en una labor incomparablemente más trascendental, hay unos hombres que, con toda paciencia, con la mayor abnegación, restando horas al descanso y recargando más su jornada de esfuerzo diario —con el que subvienen a sus necesidades—, dedican su esfuerzo y su inteligencia a modelar del barro anónimo de la masa proletaria verdaderos hombres, cultos y por lo tanto, conscientes […] Pues bien; hora es ya, compañeros lectores, que os diga, no los nombres de estos forjadores, que eso no me lo perdonarían, sino el ligar donde actúan: un Sindicato Confederal, modelo por todos conceptos: el de Técnicos, forjadores de hombres.

Pero no quisiera terminar sin hacer mención de una de sus creaciones, ya realidad en marcha: La Escuela de Aeronáutica; donde compañeros-profesores y alumnos, hemos puesto nuestras más caras ilusiones, para que sea legítimo orgullo, de la CNT. Los profesores hacen por elevar el nivel cultural de los que, hasta la fecha, no vimos más que obstáculos para la adquisición del pan espiritual. Hay que estar muy cerca para apreciar en todo su valor el desinterés y la abnegación que ponen estos hombres en su labor, y cuyos mayores anhelos están dedicados a la forja de valores humanos.

El Sindicato Único de Técnicos FAI-CNT-AIT, al que se hace referencia en el texto anterior, modélico en la organización de proyectos de formación, en el diario CNT, publicita la creación de la Escuela Politécnica de Estudios Superiores o Politécnica Confederal, a través de un gráfico sobre el plan de enseñanza. En él resaltan las frases:

Trabajadores, vuestra emancipación está en la cultura y La ignorancia es la madre de la esclavitud. El organigrama está dividido en tres apartados: Escuelas de Estudios Básicos, Escuelas de Primera Enseñanza y Escuelas Preparatorias. Pasa, a continuación, a enumerar las diferentes escuelas que formaban parte de la Politécnica: Escuela de Agricultura, de Mecánicos, Químicos, Electricistas, Arquitectura, Minas, Obras Públicas, Topógrafos y Aeronáutica.

En una ponencia de la Escuela Politécnica de Estudios Superiores,3 sin fecha, pero por las referencias posiblemente de principios del año 1938, investigada en el Centro Documental de la Memoria Histórica, se recoge el espíritu del Consejo Local de Cultura comunicando a todos los Sindicatos que, la Escuela Politécnica de Estudios Superiores, intensificaba su aportación a la labor cultural de dicho Consejo realizando unos cursos de capacitación con arreglo al plan y según programas que se exponían y resumimos del documento:

Curso de Capacitación Industrial y de Tecnología Eléctrica, integrados por las siguientes asignaturas: Curso de Tecnología Mecánica: Nociones de Aritmética, Geometría y Trigonometría. Tecnología de los Talleres de Construcción. Máquinas Herramientas. Dibujo Geométrico y de Taller.

Curso de Tecnología Eléctrica: Nociones de Aritmética, Geometría y Trigonometría. Tecnología Eléctrica. Máquinas Eléctricas. Dibujo Geométrico y de Taller.

La ponencia finaliza con un sello que lleva la inscripción «Escuela de Aeronáutica-Dirección», y un emblema compuesto por un avión en posición vertical sobre un triangulo invertido a cuyos lados se leen las siglas CNT-FAI.

La finalidad es la emancipación

La Guerra, el Trabajo y la Cultura, eran los frentes de lucha abiertos hacia la victoria. El artista Arturo Ballester realizó uno de los carteles que explicaba estos objetivos de los trabajadores. En una distribución en vertical se observan las imágenes de un soldado miliciano, un campesino y un estudiante. La leyenda que acompaña al dibujo es la siguiente:

Junto a las trincheras, en las que los hombres dan su vida por la revolución; junto al frente del trabajo, donde los productores estructuran la nueva sociedad, ved los libros, las escuelas, la perspectiva ilimitada del saber humano puesta al alcance de todos los cerebros. ¡Leed, estudiad, cultivad vuestras mentes, preparad vuestras almas, capacitaos para realizar la gran obra transformadora de vuestra revolución, que inaugura una nueva era en el mundo!4

Uno de los interesantes proyectos que se desarrollaron, consiguiendo muy buenos resultados, fue el Internado Escuela Durruti5 (IED) de Valencia, creado por el Comité Nacional de la CNT, con similares características al Instituto para Obreros.6 En él, jóvenes de ambos sexos del ML, accedieron a unos cursos preparatorios, de tres meses, con la finalidad de obtener la capacitación suficiente para aprobar el ingreso al Instituto Obrero (IO) de Valencia. Entre estos alumnos se encontraba Graciano Aparicio Selvi: Cuando me dieron la oportunidad de ir al Internado Durruti la aproveché, me puse a trabajar con toda el alma para pasar los exámenes que nos hicieron…7 El Durruti funcionó hasta el final de la guerra. Un total de tres promociones pasaron por sus aulas. El resultado fue extraordinario. De 150 vacantes para la segunda convocatoria del IO entraron 139 aspirantes. De ellos, 74 del IED, de los cuales 7 eran mujeres. Una de las chicas, Consuelo Montesinos, fue designada, en mayo de 1938, por la CNT para asistir a la revisión de instancias de los candidatos presentados para la tercera convocatoria, que también tuvo gran afluencia de libertarios. El tercer curso del IED, para el acceso al cuarto semestre del IO, finalizó satisfactoriamente, en diciembre de 1938, pero las clases no se iniciaron, la guerra estaba perdida.

En la Escuela Preparatoria de Guerra CNT-AIT-FAI, de Barcelona, también se preparaban alumnos para el ingreso al IO de esa capital. Adoración Sánchez fue la única chica que consiguió estudiar en él para más tarde aprobar las pruebas de selección e ingresar en el IO de Barcelona.

Las mujeres lucharon para formarse y conquistar el derecho de promocionarse dentro del mundo laboral a través de la cultura. Con ese sentido, la organización Mujeres Libres en Valencia creó la Casa de la Cultura de Mujeres Libres, en la calle Luis Vives. En Cataluña el Casal de la Dona Treballadora de Barcelona funcionó teniendo la educación como uno de sus fines principales. Del mismo modo los jóvenes libertarios con inquietudes se movilizaron por la cultura creando, entre otras realidades, el Movimiento Cultural de la Juventud Española (OCDE). Sus estatutos, aprobados por el Pleno Nacional de Regionales de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL) celebrado en Valencia los días 30 y sucesivos de mayo de 1.938, afirmaban:

Será finalidad de la OCDE elevar al nivel cultural y físico de toda la Juventud española sin distinción de sexo, creando para ello los medios necesarios. […]. Esta Organización Cultural Deportiva, llevando como bandera el anhelo común de toda la Juventud Antifascista, responderá sólo y exclusivamente al guión de orientaciones que se marquen en un plano nacional. […] Practicará entre sus afiliados la solidaridad y ayuda mutua, extendiendo este espíritu renovador de todos los que luchan y trabajan por la consecución de un mañana mejor. […] El funcionamiento interno de la organización, será ajeno a la influencia partidista de cualquiera de las tendencias político-ideológicas que la integran, llegando, incluso, a la eliminación de toda emergencia de absolutismo o absorción.

Reunido el Comité Peninsular de la FIJL en Barcelona el 4 de julio de 1938, presenta el proyecto de estructuración de la Secretaría de Cultura y Deporte en dos secciones, Infantil y Pedagógica:

La Infantil atenderá las manifestaciones de la infancia, en quien entiende esta Secretaría reside el más importante trabajo de frutos venideros para la verdadera revolución. […] Orientará el funcionamiento de las escuelas de las Juventudes, que deseamos sean racionalistas. […] La Pedagógica, organizará bibliotecas en los hospitales militares, Bibliotecas Ambulantes, Cuadros Artísticos de Teatro Revolucionario, etc. […] y procurará llevar a efecto: La Escuela Nacional de Capacitación, aprobada por el II Congreso, creación del Consejo de Cultura CNT-FAI-FIJL.8

El hambre de aprender

Por último queremos hacer mención sobre la formación autodidacta y su poder como reto personal hacia el saber. Las ganas de aprender por parte de los grupos de JJ.LL. constituidos en los frentes de batalla en diferentes columnas confederales, para dar conferencias por los pueblos. La creación de escuelas de Enseñanza Primaria en el frente de Aragón. La labor educativa de corresponsales y paqueteros, así como la creación de kioscos de prensa y librerías en poblaciones de retaguardia y un sinfín de iniciativas surgidas en tiempo de guerra. No podemos olvidar nombrar la función transmisora de los libertarios y libertarias de corazón, de abrir los sentidos y aportar conocimientos, verdadera escuela de idealistas, para forjar a los hombres y mujeres del mañana soñado. En el trascurso del artículo nos hemos referido a la educación formal, estipulada por decretos ministeriales. A la educación organizada desde los sindicatos; por los ateneos libertarios, amparados por el Consejo Local de Cultura, de donde salieron proyectos tan destacados como el Instituto Ferrer y su reglamento del Bachillerato Confederal, ejemplo del buen pensamiento con visión de futuro. La educación preparatoria para el ingreso reglado en los Institutos para Obreros… etc., todo un mundo organizativo con finalidades loables, de los que se escribe poco y se habla menos, pero que significaron la fuerza y horizonte en la lucha de la mayoría de los libertarios y libertarias. Una idea revolucionaria, la educación, que hubiera cambiado a los seres humanos y donde las palabras solidaridad, respeto, librepensamiento y libertad, a las que hoy aspiramos eran prácticas cotidianas. Nada más.

Notas:

1. El Clot, Barcelona, 1918-1939.

2. La Escuela Nueva Unificada, Barcelona, Ediciones Españolas de la Revolución, 1938, p. 19.

3. AGGC, PS Madrid, 663. 1, 2, 3.

4. BALLESTER, Arturo, Tres frentes de lucha, Valencia, CNT, [1936]. Imprenta Ortega, socializada por CNT-UGT.

5. http://www.institutoparaobreros.org/libertad/documentacion/internado.html

6. ESCRIVÀ MOSCARDÓ, Cristina, Los Institutos para obreros. Un hermoso sueño republicano, Tavernes Blanques (Valencia), L’Eixam Edicions, 2008.

7. Entrevista realizada por Cristina Escrivá para la película La utopía desarmada, 2006.

8. AGGC, PS Barcelona, C-140. 6 y 9.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>