Por meses

Réfractions: una revista singular

2.1La revista Réfractions propone desde hace 15 años una reflexión sobre la situación social, política y cultural, y sobre la manera en que las teorías y las prácticas anarquistas podrían influir en la misma. Las diversas tendencias que coexisten en el colectivo de redacción se reflejan en los análisis, ya que estos integran y tratan de articular entre sí diversos puntos de vista y hasta posiciones antagonistas, sin exclusiones ni síntesis forzadas. El doble desafío que la revista afronta desde su inicio consiste en difundir las ideas anarquistas más allá del círculo de los lectores militantes y poner las investigaciones de tipo teórico en relación con las luchas y las realizaciones de la vida cotidiana.

“A” Rivista anarchica: nacida en Milán en 1971.

3.1Con motivo del cuarenta aniversario de la revista mensual en italiano “A” revista anarquista, la redacción publicó un número especial (260 páginas) que contenía, entre otros, unos ochenta escritos de colaboradoras y colaboradores, la reproducción en cuatricromía de las portadas de los primeros 358 números, la lista de las 2.681 personas y asociaciones que habían escrito en “A” y una larga entrevista al redactor de “A”, Paolo Finzi, el último de los del grupo fundador (en febrero de 1971) que aún sigue en la redacción. La entrevista fue realizada por Adriano Paolella, colaborador histórico de “A” sobre todo en temas ecologistas. Para estas páginas de “Libre Pensamiento” hemos pedido al entrevistado que seleccionara los fragmentos de la entrevista que pudieran resultar más informativos para nuestros lectores.Publicamos pues una pequeña parte de esa entrevista, que se puede leer íntegramente (¡en italiano!) en la página de “A”: arivista.org.

A precio de plomo

4.1El esfuerzo por publicar siempre ha ocupado un lugar muy importante en los medios anarquistas: la « propaganda por el hecho » es inseparable de la propaganda escrita, bajo la forma de periódicos y de folletos. El presente artículo, muestra, entre otras cosas, como los anarquistas han llevado a cabo esas luchas para propagar sus ideas: recurriendo a tipógrafos competentes, o a imprentas clandestinas, superando dificultades para aprender a escribir, financiando y difundiendo su prensa por todos los medios a su alcance. El artículo aborda también, de forma breve, el tema de la conservación y de la salvaguarda de los archivos.

Reseña: “Mon père” de César M. Lorenzo, Les Éditions Libertaires, Saint-Georges-d’Oléron, 2012, 252 págs

Posiblemente pocos afiliados a la Confederación sabrán quién era su Secretario General aquel histórico 18 de julio de 1936, día en que tuvo lugar aquel golpe básicamente militar cuyo fracaso dio paso a una larga guerra civil y, dentro de la misma, a un proceso revolucionario de una entidad inédita. Esa persona era Horacio Martínez Prieto, un bilbaíno nacido en 1902, en el popular barrio de Achuri, de padre libertario que le puso de nombre Acracio, y que “perdió” al ir a la escuela secundaria.

El anarquismo según Noam Chomsky

1En el pasado número de esta revista anunciábamos que en este ejemplar incluiríamos una reflexión sobre la perspectiva de Noam Chomsky sobre el anarquismo[i]. Venía y viene a colación de que Chomsky, como intelectual de referencia mundial, y el pensador moderno más citado según algunas estadísticas[ii], tuviera un posicionamiento personal y claro como anarquista y la poca influencia que el anarquismo parece mantener el escenario actual.

Abuelas, Madres e hijas: Maneras de vivir el anarcofeminismo

1Nadie puede escoger su lugar de nacimiento ni su familia ni el grupo social en que nace, pero, afortunadamente, todas las personas podemos elegir nuestra familia ideológica. Ahí cobra sentido hablar de nuestras abuelas y nuestras madres, mi generación sería la de las hijas/hermanas que ya tenemos hijas.

Presentación del dossier LP 73 “Más allá del Estado de Bienestar, más allá de lo público”

Está siendo muy fuerte el ataque contra el Estado del Bienestar y contra los servicios públicos en general. Los neoliberales, que controlan el gobierno español, el europeo y las grandes instituciones internacionales, aprovechan la crisis para imponer su programa de drástica reducción del Estado, en especial de su dimensión más social y solidaria. O quizá se trata de una crisis parcialmente creada e intencionadamente magnificada para generar un marco social más proclive a aceptar sin ofrecer resistencia un conjunto de medidas que claramente perjudican a la mayoría de la población.

Apostando por el sindicalismo de CGT

El modelo sindical de la CGT, es hoy fundamental en la confrontación social. Sus dos patas son igual de importantes, la social y la laboral. Profundizar en su interrelación es una cuestión de inteligencia constructiva de la CGT. En esta crisis tenemos también la oportunidad de vernos como parte del problema, y de esa humildad, podemos salir reforzados. La tensión entre lo social y lo laboral ha estado siempre presente en el anarcosindicalismo y es natural que así sea. Con las convulsiones sociales y la necesidad militante de CGT de encontrarse en ellas, se ha exacerbado.

En la cáscara del sistema. Anarcosindicalismo, sindicalismo social y los wobblies del siglo XXI

Una propuesta de sacar el sindicalismo de lo estrictamente laboral, de lo referido a los sectores clásicos de trabajadores y de su “confluencia de intereses” con el capital. Una propuesta de un sindicalismo social, que se acerque a las personas que quedan fuera de las relaciones laborales “clásicas”, mermadas en derechos, sin capacidad reconocida de representación, dejadas por el sindiclismo convncional y cuyas problemáticas son mucho más amplias que lo estrictamente laboral y se presentan aboslutamente entremezcladas.

Buscando caminos de intervención. Una propuesta parcial

No es nada fácil intentar presentar una propuesta de actuación sindical para el dificilísimo momento actual. Una propuesta cuyo punto de partida es el de que estamos en un momento de profunda derrota, sometidas a sucesivas oleadas de vandalismo que parecen no tener límite, y que nos hallamos con más preguntas que respuestas. Hacemos una propuesta solo parcial y, seguramente, con muchas equivocaciones. Sirva para dejar la puerta abierta a un debate ineludible, en el que cualquier aportación, por parcial y mínima que sea, será bienvenida.