Por meses

Editorial nº 77

LA SOLUCIÓN SOCIAL A LA CRISIS NO SON LAS URNAS

El gobierno, lo que ello representa, es decir, el poder, el estado, lo institucional, el sistema oficial, la Troika, dictaminó cuándo, cómo, por qué entrábamos en crisis, por qué el sistema capitalista se “tambaleaba” y que serían, en esta ocasión, los países de la periferia

Editorial nº 75

Llevamos 25 años y 75 números de Libre Pensamiento. No es poco e indica algún grado de solidez y de continuidad, no solo de LP sino también de la organización que lo impulsa. También indica otras cosas.

Editorial LP 74

El accidente de Bangladesh, tras el hundimiento de un edificio en el que operaban diversas industrias de la confección, arroja un saldo cercano al millar de muertas y un número similar de heridas. Y en este caso hay que hablar en femenino porque la mayoría de las víctimas eran mujeres, algo normal en una sociedad en la que el género es factor de discriminación y empobrecimiento.

Editorial LP 73

La realidad actual aparece increíble. Resulta que para rescatar a la banca tenemos que endeudarnos en unos miles de millones de euros que tendremos que pagar entre todos los ciudadanos, pero la condición que se nos impone para concedernos esos préstamos es la de despedir 6.000 trabajadores, con lo que invertimos contra nosotros mismos. Y de este pelo son todas las “ayudas” que se nos vienen haciendo, cuyas exigencias implican un paulatino empobrecimiento que no parece vaya a tener fin.

Editorial LP72

Merece la pena reflexionar sobre los sucesos del 25S rodeando o tomando el Congreso, la situación que los provoca y las posibilidades que esa actuación abre.

Editorial LP 63

Sin exageraciones podríamos calificar el 2009 como año horrible. Si los inicios de la crisis parecían abrir la posibilidad, aunque sólo fuera la posibilidad, de una puesta en cuestión que obligase a cambios en el modelo de desarrollo y pudimos abrigar alguna confianza en una recuperación de la contestación social que los impulsase,

Editorial LP 62

Si en los inicios de la crisis pensamos, sin duda ingenuamente, que ésta podía cuestionar el actual estado de cosas, hoy sabemos que no está siendo así, que no va a ser así. La realidad -ya lo sabíamos, aunque en ese momento quisiéramos ignorarlo- es mucho más resistente, mucho más sólida, mucho más