Por meses

La derrota del sindicalismo

El sindicalismo ha jugado un papel central en la consecución del estado de bienestar y en el acceso de las clases trabajadoras de los países desarrollados a la sociedad de consumo. Son logros importantes pero dentro de unos objetivos no concluidos y, a la postre, derrotados. Hoy, el papel del sindicalismo es escaso y no significativo.

Un sindicalismo en tiempos difíciles

El sindicalismo atraviesa momentos muy difíciles, incapaz de ofrecer una resistencia eficaz a los duros ataques realizados por los neoliberales en el poder. Varias son las causas que han contribuido a esta gran debilidad del sindicalismo, algunas de ellas provocadas por equivocadas estrategias sindicales en las últimas décadas, Es posible, sin embargo, encontrar algunas pistas a partir de las cuales recuperar la capacidad combativa y transformadora del sindicalismo.

Vino nuevo y odres viejos. Rutinas mentales y estratégicas en un mundo que es igual pero no es el mismo

La izquierda precisa poner en orden una herencia confusa, una mezcla de tradiciones, de inercias y de maneras de hacer, que cada vez con más claridad parecen poco efectivas. Somos los hijos de las generaciones que vivieron en el convencimiento de que otro mundo era posible y de que una serie de medidas y acciones acertadas harían más justa e igualitaria nuestra sociedad.

En la cáscara del sistema. Anarcosindicalismo, sindicalismo social y los wobblies del siglo XXI

Una propuesta de sacar el sindicalismo de lo estrictamente laboral, de lo referido a los sectores clásicos de trabajadores y de su “confluencia de intereses” con el capital. Una propuesta de un sindicalismo social, que se acerque a las personas que quedan fuera de las relaciones laborales “clásicas”, mermadas en derechos, sin capacidad reconocida de representación, dejadas por el sindiclismo convncional y cuyas problemáticas son mucho más amplias que lo estrictamente laboral y se presentan aboslutamente entremezcladas.

Buscando caminos de intervención. Una propuesta parcial

No es nada fácil intentar presentar una propuesta de actuación sindical para el dificilísimo momento actual. Una propuesta cuyo punto de partida es el de que estamos en un momento de profunda derrota, sometidas a sucesivas oleadas de vandalismo que parecen no tener límite, y que nos hallamos con más preguntas que respuestas. Hacemos una propuesta solo parcial y, seguramente, con muchas equivocaciones. Sirva para dejar la puerta abierta a un debate ineludible, en el que cualquier aportación, por parcial y mínima que sea, será bienvenida.

Conversaciones sobre el presente y futuro de CGT con Jacinto Ceacero, su Secretario General en estos tiempos convulsos pero con expectativas de cambios radicales

El puesto de Secretario General, es un buen observatorio de la situación interna de la CGT y de la realidad social en que ésta desarrolla sus actividades. De ambas conversamos con el compañero Jacinto sobre la difícil situación que se viene planteando, las tareas que la CGT desarrolla para afrontarla y los postulados que las orientan.

Apuntes de hibridación libertaria

En el presenta artículo se reflexiona sobre la propuesta de hibridación de las luchas sociales y sindicales, conjunción muchas veces esbozada e incluso acordada, pero pocas veces llevada a cabo de un modo coherente y sostenido. Se apuesta por una hibridación comprometida con la transformación social, que asuma la organización como una herramienta flexible y modificable , y que estudie, promueva y difunda la autogestión en todas las esferas de la vida social en consonancia con el papel del anarcosindicalismo en un escenario de creciente conflictividad socia y de clases.

Trata de personas y trabajo forzado

La trata de personas con fines de esclavitud, servidumbre, mendicidad y trabajo forzado sigue estando invisibilizada.

Servicios sociales y estado de malestar: la encrucijada del voluntariado.

La cuestión del voluntariado social se constituye como una realidad polisémica no exenta de contradicciones. La peculiar construcción de un sistema de bienestar en el estado español y la actual crisis financiera pone en evidencia algunas de ellas que, lejos de desacreditarlo totalmente, nos invita a una reflexión acerca de su naturaleza y potencialidades.

Jubilarse en la CGT

La mayoría de las personas que se jubilan abandonan el sindicato, sean afiliados o militantes. Dado que la CGT afirma ser algo más que un sindicato, parece que sería lógico que continuaran. Esto se podría favorecer participando en una serie de tareas fundamentales para la preservación y crecimiento del anarcosindicalismo.